Pulso ATL
Tecnología

Reseña: Far Cry 6, una ‘revolución latina’ con muchos explosivos

<![CDATA[

A lo largo de su historia, la saga Far Cry de Ubisoft nos ha llevado a destinos remotos, como los Himalaya, y a otros muy poco comunes en los videojuegos, como Montana, en Estados Unidos, para acabar con un culto apocalíptico o deponer a un tirano con un peculiar sentido de la moda. En su sexta entrega de la serie, el estudio de videojuegos apostó por un escenario y una narrativa que, al menos para quienes vivimos en América Latina, resultará mucho más familiar, con altas dosis de acción y sangre desde los primeros minutos del juego. Esta nueva entrega te mantendrá por largos ratos al filo del asiento, aunque cae en el error de abarcar mucho, lo que genera ‘peros’.

Me llamo Rojas, Dani Rojas Far Cry 6 tiene lugar en Yara, una ficticia isla caribeña inspirada fuertemente en Cuba, aunque con elementos de otros países de Centroamérica. Tras una revolución guerrillera en 1967, la nación sufrió un bloqueo internacional que la tiene sumida en la miseria (un punto muy importante que retomaremos adelante). Casi cinco décadas más tarde, Yara tiene un nuevo líder, Antón Castillo, interpretado por Giancarlo Esposito, el actor que dio vida al villano Gustavo Fring de la serie Breaking Bad. Castillo es un déspota al más puro estilo latinoamericano de mediados del siglo XX, que empuja un fuerte culto a su personalidad y ha encontrado que el tabaco endémico de la isla puede ser empleado para producir Viviro, un tratamiento efectivo para el cáncer. Además de que planea usar como moneda de cambio para retirar el bloqueo y afianzar el poder para sí mismo y su hijo Diego. El dictador requiere mano de obra para su plan y por ello implementa una campaña de reclutamiento forzado. Es en este contexto que aparece nuestro personaje: Dani Rojas, un ex integrante de las fuerzas armadas de Yara con sueños de huir a Miami y dejar atrás la miseria de su hogar. Desde Assassin’s Creed Odyssey, Ubisoft ha implementado la buena costumbre de permitir a los jugadores escoger el género de su personaje al inicio de la historia. Es una práctica que replicó el año pasado con Assassin’s Creed Valhalla, aunque a diferencia de este último caso, en el que es posible cambiar de género en cualquier punto de la partida, en Far Cry 6 la elección es definitiva. La historia, sin embargo, no se altera de ninguna forma y dado que el juego es en primera persona, solo vemos a nuestro personaje en los menús y las cinemáticas. Tras nuestra elección, comienza un breve recorrido de Dani, con fuertes sorpresas incluidas, que lo llevará a las filas de Libertad, un movimiento guerrillero que busca deponer a Castillo.

Livin’ la vida loca El ‘Ché’ Guevara decía que era una locura pensar en una revolución sin tiros y en Far Cry 6 hay de sobra. Uno de los más grandes aciertos de Ubisoft con esta entrega es el combate, que en juegos anteriores generó algunos dolores de cabeza. En Yara, la sangre corre como ríos y resulta entretenido experimentar con diferentes tipos de armamento, estrategias y accesorios para eliminar a las fuerzas de Castillo. Cada arma se siente distinta, el sistema de cobertura funciona bien y los rivales, que avanzan en dificultad conforme camina la historia, son un reto apenas unos niveles arriba en el desarrollo de Dani Rojas. El combate en Far Cry 6 se vuelve aún más espectacular con la enorme cantidad de explosiones que los jugadores pueden provocar con granadas y bombas Molotov, o con otro tipo de armamento de fabricación ‘ingeniosa’. Como mencionamos, la isla ha estado bajo embargo por varias décadas y los recursos son sumamente escasos. Por ello, los guerrilleros de Libertad, incluido Dani, deben recurrir a chatarra para fabricar y mejorar armamento. Ejemplo: una mira para una rifle de asalto hecha con cristal reciclado, un láser común y una lata de sardinas. Es muy divertido construir armas a partir de desechos, como un mortal lanzador de CDs. Un punto a destacar en el combate es que Far Cry 6 incorporó un sistema de ‘amigos’ que te auxilian al momento de los balazos. Y no, no se trata propiamente de otros guerrilleros, o bueno, más o menos. Un cocodrilo llamado Guapo, un perrito que responde al nombre de Chorizo o un gallo de pelea conocido como Chicharrón, te acompañan por todas partes, cada uno con habilidades diferentes que suman al estilo de cada jugador. Resulta entretenido ver a Guapo devorar soldados, aunque aprender a controlar a los ‘amigos’ y emplearlos adecuadamente toma tiempo. Gráficamente, Far Cry 6 es un logro. Yara se siente realmente como un sitio azotado por la miseria, aunque rico en belleza natural. Manejar o cabalgar por los rincones de un vasto mapa (una costumbre del estudio de videojuegos) es un espectáculo por la variedad de edificios y vegetación que le dan un toque de realismo poderoso a la historia. Quienes vivimos en estas latitudes del planeta, reconocemos esos caminos de tierra que llevan a granjas secas o poblaciones en miseria avasalladas por el ejército. La parte visual la complementa un soundtrack muy, pero muy peculiar. Claro, los sonidos tropicales tradicionales, pero también el reguetón, suenan constantemente en los vehículos y grabadoras de la isla. En Yara, puedes ir manejando con un son cubano y, de pronto, estás bailando desde tu sillón al ritmo de Livin’ la Vida Loca, de Ricky Martin. Los desarrolladores de Far Cry 6 fueron un poco más lejos: bastante temprano en la historia podrás hacer una misión cargada de explosiones y tiros al ritmo de Bella Ciao, la canción italiana del siglo XIX adoptada por los partisanos antifascistas y popularizada por la serie La Casa de Papel… en versión salsa (la disfruté, confieso).

Fallas en la revolución Far Cry 6 no es un juego perfecto. Por todas las virtudes que presenta, hay algunos elementos que lo dejan corto como una experiencia redonda para los jugadores. Existen todavía bugs, algunos divertidos como de pronto ver flotar por los aires a Guapo o soldados que parecen revivir para luego volver a caer muertos. Pero hay otros que entorpecen la jugabilidad, como no poder recoger algunas de las partes necesarias para mejorar las armas y el equipo. Otro detalle técnico es que a veces la coordinación entre los diálogos y los movimiento de boca de los personajes no coinciden. Sin embargo, el mayor problema desde las primeras horas de juego tiene que ver con la enorme cantidad de inventario, que resulta difícil manejar y obliga a pausar la acción para poder tener el equipo adecuado para la situación. Además, una vez que se han liberado varias partes de la isla, el enorme mapa juega en contra, pues aunque está bellamente diseñado, se siente vacío en actividades, más allá de encontrarte con los esbirros de Castillo y empezar otro tiroteo. Aunque el tema de recolectar partes para mejorar a Dani Rojas y su arsenal es interesante por los resultados, obliga a los jugadores a buscar por absolutamente todos los rincones para hallar solo un puñado de piezas. Así, liberar un fuerte con menos de 10 soldados toma unos minutos con la estrategia adecuada, pero puede pasar más de media hora para encontrar todas la chatarra disponible en el lugar. Obviamente, Ubisoft pondrá en su tienda paquetes de partes y chatarra que se pueden adquirir con dinero real. Ya saben, microtransacciones, porque es 2021.
Viva Yara Far Cry 6 cumple con creces con una historia atractiva, aunque con varios clichés en el camino y diálogos en ‘espanglish’ forzado o cursis acerca de la libertad y la revolución. Las escenas con Giancarlo Esposito son excelentes y aunque por momentos parece predecible, hay giros que añaden emociones al trayecto de Dani Rojas por Yara. Aunque lo jugué en PS5, el título está disponible en Xbox One, Xbox Series X, Stadia y PC mediante las tiendas de Uplay y Epic Game Store.Sin embargo, el combate, la acción constante y la gran variedad de armas y equipo para probar hacen de Far Cry 6 una experiencia muy completa para los amantes de la saga o simplemente para quienes gusten de ver el mundo arder.

]]>

Related posts

Huawei presenta línea de monitores y reafirma su diversificación en devices

latmedia_6wosd8

Anime y telenovelas, las apuestas de Tubi para su crecimiento en México

latmedia_6wosd8

el sistema unificado para dispositivos de HUAWEI en LATAM

latmedia_6wosd8

Leave a Comment