Pulso ATL
Entretenimiento

Eugenio Derbez hace de “Acapulco” su paraíso


Aunque Eugenio Derbez se ha posicionado en la industria fílmica estadounidense con fuerza abriendo nuevas dinámicas y oportunidades al talento latino, el actor y comediante mexicano reconoce que ha enfrentado diversos procesos que lo han llevado a replantear qué tipo de historias realmente quiere hacer para tener un futuro con mayor certeza y conexión con una audiencia global.

De cara al estreno de su serie original “Acapulco”, que mostrará sus primeros 10 capítulos con el respaldo de Apple TV+, Eugenio Derbez recuerda en entrevista con EL INFORMADOR cómo logró consolidar esta serie situada en México (filmada en Puerto Vallarta) y que llegará a la plataforma streaming este 8 de octubre con transmisión internacional en más de 100 países más allá de Estados Unidos y su natal México.

Además de ser su primera serie bilingüe, Eugenio Derbez enfrentó desafíos particulares para llevar esta historia a la pantalla: “Máximo Gallardo”, un millonario mexicano que, mediante sus memorias, relata a su sobrino cómo el hotel “Las Colinas” le cambió la vida en Acapulco y le mostró que no todo lo que brilla es oro, pues en este peculiar recinto de hospedaje tuvo que aprender a sobrellevar las necesidades ajenas aunque chocaran con sus propios ideales personales, familiares y sociales.

Eugenio recuerda que “Acapulco” se concibió originalmente como una extensión de la historia protagonizada por “Máximo Gallardo” en su filme “Cómo ser un Latin Lover” (“How to be a Latin Lover), sin embargo, se presentó al posibilidad de explorar la esencia y origen de este personaje desde una perspectiva más humana y familiar tomando como referencia la emoción y cariño que Debez tiene con Acapulco desde su infancia.

“Siempre he tenido un crush con Acapulco, creí toda mi infancia yendo a Acapulco, era mi lugar feliz, me hacía más ilusión ir a Acapulco que a Disneylandia, la playa, aprendí a mover la panza allí”, recuerda con humor Derbez al puntualizar que las memorias que atesora de este destino turístico son verdaderas joyas en su vida.

“La historia nace a raíz de que estamos filmando ‘Latin Lover’ y salió el por qué no hacemos una serie de qué hubiera pasado en el hotel, porque ‘Máximo’ trabajaba en un hotel de joven, cuántas historias no habrá vivido allí. A la hora de desarrollarla me di cuenta que el personaje (necesitaba más profundidad), una de las cosas que peleé como loco en la película es que tuviera más corazón, pero no me entendían, era mi primera película aquí (Estados Unidos)”.

Tras la comedia dramática que Eugenio Derbez había presentado en “No se aceptan devoluciones”, su intención era plantear una historia con el mismo sentido conmovedor y divertido, pero le dijeron que ante la audiencia estadounidense esta fusión de géneros no era habitual.

“Ellos quería que fuera risa, risa y risa y ya, pero yo quería meterle más drama y no me dejaron. A la hora que estábamos desarrollando la serie yo insistí en que tuviera más profundidad, que tuviera corazón, que tuviera otras capas, ahí decidimos cambiar el personaje de ‘Máximo’, que se volviera más complejo, con más profundidad, que tuviera esa dualidad”, expresa Derbez al describir los dilemas personales que el nuevo “Máximo” tendría al decidir qué caminos tomar para superarse personal, económica y socialmente.

“Son cosas que a todos nos pasan, cuántas veces dices ‘híjole, me están dando una lana por esto, pero no está bien, no es lo que me gusta, pero me están pagando muy bien, lo hago o no, este tipo de cosas las quería reflejar, eso hace que la serie sea más interesante, que sea divertida, pero que también tenga profundidad y corazón”.

Bajo esta idea es como Eugenio Derbez y Apple TV+ lograron reunir a un elenco internacional encabezado por: Enrique Arrizon, Damián Alcázar, Raphael Alejandro, Camila Pérez, Chord Overstreet (Glee), Jessica Collins, Vanesa Bauche y Regina Orozco, entre otros.

Un encuentro generacional

Enrique Arrizon es el responsable de encarnar a “Máximo” en su etapa juvenil, y este actor, quien ha participado en proyectos como “El César” y “Un extraño enemigo”, destaca, para esta casa editorial, la gran química personal y actoral que logró consolidar con Derbez, por lo que decidió investigar cada detalle de la trayectoria de Eugenio para construir el origen de “Máximo” que Derbez soñó.

“Hice la tarea de estudiarlo muy bien, todos hemos crecido con Eugenio, conocemos su trabajo, su esencia, pero yo quise ir más allá y tomé muchas capturas de pantalla de su película ‘Cómo ser un Latin Lover’, me quise basar en su ‘Máximo Gallardo’, también tomé sus escenas, las estuve estudiando para tratar de tener la voz más parecida, la manera de reírse, esa sonrisa nerviosa, este charming que tiene, las gesticulaciones, manerismos, la manera de caminar, porque eso me ayudaba a entender a ‘Máximo’ de joven”.

Enrique resalta la calidad y creatividad que el guion de “Acapulco” en ese primer acercamiento al proyecto: “cuando lo leí por primera vez, dije, esto está perfecto, tiene todo”.

Un rincón lleno de nostalgia

“Acapulco” no solo se trata de una historia donde la superación y la fuerza familiar están presentes, pues el nivel de producción que Eugenio Derbez pensó para este proyecto también llevará al espectador a un viaje al pasado, al Acapulco de los años 80, pues una de las principales intenciones del también creador de “No se aceptan devoluciones” es que quería demostrar que este paraíso costero de México tiene facetas amigables más allá de los problemas sociales que aquejan a México.

“Era como una necesidad de reflejar el lado bonito de México, enseñar que México es más que narcos, drogas, pobreza y demás (…) porque ahorita siento que para donde voltees hay mucha violencia, prefería irme un poquito atrás y mostrar este Acapulco en el que yo crecí y en el cual cada vez que llegaba para mí era un paraíso”.

Eugenio Derbez hace hincapié en los retos que enfrentaron para situar a “Acapulco” en los años ochenta, al considerar que si bien es una historia de una época reciente, era clave lograr y recrear esa atmosfera que caracterizó al afamado puerto mexicano.

“Siempre es complicado, eleva mucho los costos, porque tienes que hacer un vestuario especial, escenografía, si pasa un coche tiene que ser retro clásico. Los años 80 en Acapulco eran icónicos, creo que fue la época de oro de Acapulco, la mejor la música, Luis Miguel con el Baby’O, ahí iba toda la crema y nata de la sociedad, de la monarquía a nivel mundial, estrellas de Hollywood, políticos, todo el mundo estaba allí, por eso era muy importante reflejarlo”.

Una nueva mirada a la comedia

Eugenio Derbez reflexiona sobre cómo la comedia avanza ante el escrutinio social, de cómo se ha tenido que adaptar ante los chistes que si bien antes eran aceptados, ahora pueden no funcionar ante diversas perspectivas de la audiencia.

“Yo creo que el humor evoluciona, veo mis programas en los inicios de mi carrera y ahora los siento lentos, es porque el ritmo de la comedia es diferente. Hice una búsqueda de programas de comedia mexicanos de los años 60 y 70 y cada escena duraba 15 minutos, las alargaban y el remate era un chiste y ahora todos si no sucede un chiste cada 10 segundos te cambian de canal, te apagan, te quitan. La comedia ha cambiado, tienes que tener a la gente atenta, porque hay tanta oferta, que si no enganchas al televidente inmediatamente se van a otro lado”.

Ante estos cambios, Derbez también se ha enfrentado a cómo la esencia de la comedia cambia dependiendo de la cultura y el país y cómo en esta búsqueda de seguir fortaleciendo su propuesta cómica, lo ha llevado a explorar y aventurarse a nuevas historias que también le permitan mostrar su capacidad dramática.

“Ha sido volver a nacer artísticamente, porque llegas a un país donde mi carta de presentación era mi programa ‘La familia Peluche’, que era número uno en México, y lo veían, esto es real, porque me lo confesaron después, se espantaban, porque era sobreactuado, porque ‘La familia Peluche’ era una caricatura, pero para ellos era vomitivo. Cada vez que yo intentaba hacer algo me decían algo, que gesticulaba mucho, es muy duro y difícil, y súmale que todo mi humor era jugar con palabras y llego a un país con otro idioma y no tengo la remota idea de cómo jugar con el inglés, me tuve que reinventar. Mi comedia ahora tiene que ser basada en la situación, no tanto en mí, ha sido bien difícil, pero me ha dado otros frutos como ‘Acapulco’ o ‘CODA’”.

De hecho, por “CODA: Señales del corazón” -actualmente en cartelera-, Derbez suena fuerte para estar nominado para los premios Oscar 2022. El actor y director entraría en la terna de Mejor actor de reparto, en la gala cinematográfica, y se podría medir con actores como: Jon Bernthal, Jamie Dornan, Ciarán Hinds y Kodi Smit McPhee, entre otros.

¿Quieres saber más?

Si te interesó esta noticia y quieres saber más, entonces descarga y descubre INFORMAPlus, la aplicación digital de EL INFORMADOR, en donde tenemos contenidos exclusivos, seleccionados por nuestros editores, para darles una experiencia más completa a los lectores.

Descarga la aplicación y pruébala GRATIS por treinta días.

Para iOS: https://apple.co/35jaVgb
Para Android: https://bit.ly/3gwVSEV

Si eres suscriptor de EL INFORMADOR tu acceso está incluido, solicítalo al 33 3678-7777.

Temas

Lee También

Related posts

En plena tercera ola de COVID, Belinda canta en boda de hijo de alcaldesa

latmedia_6wosd8

Netflix: Estrenos de hoy 6 de agosto de 2021

latmedia_6wosd8

Ya está disponible en HBO Max la serie “Made for love”

latmedia_6wosd8

Leave a Comment