Pulso ATL
Deportes

El entrenador que extraña la cárcel


Sentado en las gradas del estadio Olímpico Benito Juárez, quizá en el mejor momento de su carrera hasta ahora, José Carlos Durón no puede olvidar la prisión. Específicamente, el Penal de Puente Grande.

No es que el recuerdo lo atormente, sino que lo pone melancólico, pues sin haber sido interno de ese lugar, de alguna forma Carlos ha experimentado lo que algunos llaman el “síndrome del preso”, y extraña aquellos días en los que pasaba la mayor parte de su tiempo en las instalaciones del Centro de Readaptación Social.

A más de mil 500 kilómetros de distancia (la que existe entre Guadalajara y Ciudad Juárez), Carlos atiende el teléfono para platicar sobre su labor con la escuadra femenil del Juárez FC, equipo que milita en la Liga MX Femenil y donde es auxiliar técnico desde inicios de 2021.

Durante la llamada, Durón se debate entre ser un profesional del futbol y mostrar su lado más humano, pues antes de dar paso a las preguntas, se asegura de mandar un mensaje a los internos de Puente Grande: “Si se puede, escribe que los quiero mucho”.

Previo a su arribo a la Primera División del futbol femenil, Durón fue entrenador de las Águilas del CRS en Puente Grande. Ahí pasó cerca de siete años en los que pudo consolidar su proyecto “90 minutos de libertad”, el cual nació con el objetivo de ayudar con la reinserción de los presos a través de este deporte.

Fue de 2014 a 2021 el tiempo que Durón pasó en el Cereso, y a pesar de que hoy vive un gran momento en La Frontera, una parte de él se quedó en el penal.

—¿Cómo ha sido el salto de dirigir en Puente Grande a llegar a la Primera División Femenil?

Son contextos muy distintos, pero igual de gratificantes. Me pasó algo muy revelador ahora que trabajo acá. Cuando pisé la cancha de Tigres, el “Volcán”, me di cuenta que sentí la misma emoción que cuando salía a la cancha de Puente Grande.

Uno de los recuerdos más gratos para Durón (de azul y gorra) y sus Águilas de Puente Grande fue recibir a las leyendas de Chivas y sostener con ellos un partido amistoso. EL INFORMADOR/Archivo

—Pasó de dirigir reclusos a trabajar con un equipo femenil, ¿esto cambió su manera de trabajar

Sorprendentemente no, y tiene muchas similitudes. Allá intentaba encauzar a los reclusos a través del futbol, y acá trato de que las futbolistas puedan tomar este deporte como un estilo de vida. Hasta cierto punto se parecen ambas situaciones, y por supuesto que el respeto en ambos trabajos ha hecho más fácil mi adaptación.

—¿Cómo se da su llegada a Bravos?

Yo fui compañero de Ana Cristina González en el curso de director técnico en Guadalajara. Cuando salimos, ella se va a Pachuca y perdemos contacto, pero en diciembre me llama para hacerme la invitación. Me contó que la llamaron para ser entrenadora del equipo y estaba formando su cuerpo técnico. Gracias a Dios me tomó en cuenta y, por eso, siempre le estaré agradecido.

—Por cosas del destino, ahora le toca coincidir en el club con figuras como Ricardo Ferretti, ¿ya ha tenido contacto con él?

Cuando nosotros llegamos estaba Luis Fernando Tena (el entrenador detrás del oro olímpico en 2012) y con él pude platicar un par de veces. Después pudimos intercambiar puntos de vista con el profe Alfonso Sosa, y ahora con el profe Ricardo Ferretti ya pudimos saludarnos. Es una gran sensación verlo entrenar, uno aprende de la forma en que gestiona su grupo.

—¿Ya asimiló este cambio en su vida?

Desde el primer día, pero sigue siendo motivante. Recuerdo en mis inicios tomar el camión en Tonalá para irme a mi trabajo y, 10 años después, me encuentro en el estadio o en los pasillos con el “Tuca” Ferretti. Es un sueño.

—En la Liga MX Femenil se enfrentan contra equipos de gran nómina como Tigres ¿cómo se puede competir contra ellas?

Sin brincar procesos. Muchas jugadoras de equipos como Tigres, Rayadas, América o Chivas son futbolistas que tuvieron procesos por el futbol universitario de Estados Unidos, pero en otros clubes muchas jugadoras son sacadas del amateurismo porque no existe el proceso formativo en México para la rama femenil. En este caso, nosotros tenemos que adaptarnos y enseñarles desde lo básico. Queremos convencerlas de que con trabajo podemos competir. Aún estamos distantes, pero no tengo duda de que cada vez será menos la brecha entre un club y otro.

—¿Algún día volverá a la prisión?

En realidad, nunca me he ido, por decirlo así. Siempre estoy al pendiente, e incluso conseguí unos uniformes de Bravos y se los voy a llevar a los muchachos del penal. Quiero mucho a ese proyecto.

Según cifras de páginas especializadas en ofertar vuelos comerciales, entre Guadalajara y Ciudad Juárez hay 51 viajes directos a la semana, y a pesar de que Carlos vive un gran momento en la frontera, añora el día en que pueda abordar uno de esos aviones para visitar Puente Grande una vez más.

¿Quieres saber más?

Si quieres tener más contenido, más imágenes y aún más noticias, entonces descarga INFORMAPlus, la aplicación digital de EL INFORMADOR, donde tenemos materiales exclusivos para ti.

Descarga la aplicación y pruébala GRATIS por treinta días.

Para iOS: https://apple.co/35jaVgb
Para Android: https://bit.ly/3gwVSEV

Si eres suscriptor de EL INFORMADOR tu acceso está incluido, solicítalo al 33 3678-7777.

Temas

Lee También

Related posts

“Tecatito” Corona será nuevo jugador del Sevilla

latmedia_6wosd8

GP de México 2021: Conoce el protocolo para entrar a la carrera de F1

latmedia_6wosd8

Tokio 2020: Mexicanos debutan sin suerte en pentatlón moderno

latmedia_6wosd8

Leave a Comment